Engrasar la cerradura de la puerta como solución a la dureza de apertura

En diversas oportunidades hemos tenidos problemas con las cerraduras de las puertas, hay veces que abrirlas resulta una tarea difícil, necesitas ejercer fuerza física para que se abra o se traba con ligereza.

En estas ocasiones solemos culpar a la cerradura, que se encuentra en mal estado o que no funciona correctamente, pero quizás la solución sea tan simple como engrasarla o problemas en su drenaje, es decir la rotación de la puerta.

Las piezas más afectadas por el constante desgaste de la casa son las cerraduras o cerrojos, los cuales pueden tener dificultades de función si no son pasados por un mantenimiento diario que rectifique que todo funciona como corresponda.

En las puertas centrales de las viviendas al transcurrir el tiempo estas suelen atascarse por la gran utilización diaria o por el mismo tiempo que llevan ahí, estas situaciones pueden ser desfavorables al hablar en términos de seguridad si no reciben un control periódico. Generalmente, cuando las cerraduras se traban el principal motivo es que no están bien engrasadas, un ejercicio sumamente fácil de realizar que debe ser hecho con frecuencia para mantener a la puerta en estado óptimo y no tener que llegar a contactar a un cerrajero de forma inmediata en Alcobendas.

Engrasar cerraduras con grafito en polvo

En caso que el bombín de una cerradura no marche o gire correctamente, es necesario verificar que esta pieza se encuentra engrasada, para poder realizar su trabajo de abrir y cerrar efectivamente sin la necesidad de trabarse y llegar a cumplir el objetivo de brindar seguridad a la vivienda.

El primer paso, es engrasar las cerraduras que no funcionan correctamente, esto lo haremos con un producto especial llamado grafito en polvo, este tiene un color gris oscuro y emite un brillo metálico. Dispone de un palillo largo que ayuda a que grafito penetre profundamente en la cerradura.

Utilizar la mina de un lápiz para el interior de la cerradura

A continuación, realizaremos un proceso económico en cual consiste de ocupar un lápiz, para expandir con su mina, el grafito por las diferentes partes de la cerradura. Otra ventaja, es que las minas de los lápices están hechas con grafito en polvo, logrando obtener un mejor uso de ambos.

Luego de colocar el grafito, es recomendable que se coloque a la llave y se proceda a girar reiteradas veces con sumo cuidado, logrando con esto que se expanda bien el producto en el interior de la cerradura. La utilización de grafito en polvo acompañado de un lápiz es recomendado hacerlo de forma regular, para así cuidar que la cerradura funcione correctamente y no tenga problemas en un futuro cercano, pudiendo ocasionar resultados peores si no lo hacen, ya sea desde el uso de productos de elevado coso o un cambio completo de cerradura.

Venta de productos para el engrasado de cerraduras

Este tipo de productos lo podremos encontrar en ferreterías (Como por ejemplo https://www.cerrajeroscadiz.es/cerrajeros-jerez-de-la-frontera que se encuentra en Cadiz) o en papelerías u obviamente también en empresas dedicadas a las cerrajerías, en ellas existen productos de diferentes tipos y para solucionar a distintos inconvenientes, pero los más recurrentes son las espumas aceitadas o sprays. Un consejo importante a seguir, es que te fijes que el envase disponga de un palillo o algo que te garantice que el producto pueda penetrar fácilmente a la cerradura, sin generarte problemas de colocación y a su vez, que la respuesta sea duradera.

En definitiva, recuerda controlar periódicamente las cerraduras de tu vivienda, así evitas pérdidas de tiempo en inconvenientes como trabas o seguridad limitada y lo aun peor, no llegas a necesitar un cerrajero que se encuentre dispone  a las 24 hs. para solucionar tú imprevisto.