Seguro y factura del cerrajero

Si cuentas con un seguro de hogar y necesitar llamar a un cerrajero, te interesará saber que en ciertas ocasiones el mismo se puede hacer cargo de tu factura, aunque no siempre, por lo que te recomendamos que leas el siguiente artículo.

Si se tiene contratada una póliza de hogar, el seguro va a cubrir este gasto cuando el servicio que se realice se encuentre entre algunas de las siguientes opciones, por ejemplo, que el tecnico haya tenido que ir a tu casa para abrir la puerta cuando las llaves se han quedado en el interior y no se puede acceder al interior. También en el caso de necesitar a un profesional para que te la abra por robo o pérdida de las llaves.

Si te has encontrado con que tienes en tu cerradura silicona y no puedes entrar en la vivienda, podrás llamar también al cerrajero para que te abra tu puerta y cambia la cerradura por otra nueva. Es decir, el seguro te va a cubrir los servicios de un cerrajero siempre que el motivo de la llamada no sea por un mal funcionamiento o un deterioro de la cerradura.

Y es que el seguro no va a cubrir las facturas de un cerrajero en Donostia 24h siempre que el problema no haya sido provocado por un factor externo a los propietarios, o sea, si la cerradura no funciona por mal estado o deterioro, el seguro no te va a abonar el precio que el cerrajero haya cobrado. Si quieres cambiar la cerradura o el bombillo de la puerta, tampoco te lo van a pagar, puesto que serán unos gastos voluntarios.

Antes de contactar con el cerrajero debes tener claro los requisitos que tiene el seguro que tienes contratado para que te abone el importe de la factura, ya que todos los seguros no usan la misma mecánica.

Algunos seguros por ejemplo, tienen sus profesionales propios contratados y no se encargan de cubrir las facturas de otros. Si es el caso, habrá que llamar al seguro para que te envíen a uno suyo y el problema en este caso, es que no son demasiado rápidos a la hora de ir a solucionarte el problema, llegando incluso a tardar dos horas o más en llegar. Si es urgente, puedes llamar a un tecnico de guardia para que abra tu puerta y después pasar al seguro la factura, pero en este caso vas a tener que adelantar tu dinero, y dependiendo de tu compañía de seguros, te abonarán más tarde la factura o no.

Otras veces es posible que la compañía no cuente con un tecnico para mandarte disponible en ese momento, en cuyo caso la misma aseguradora te va a solicitar que contactes con un cerrajero de tu confianza, y aunque tendrás también que adelantar tu dinero, no tardará demasiado tiempo en reembolsarte del importe de tu factura.

Pero no todas las aseguradoras van a permitir llamar a un profesional de urgencia, y en ocasiones los que te manda la compañía de seguros no son nada rápidos, algo a tener en cuenta si en el interior de la vivienda a la que no puedes acceder se encuentran personas mayores o niños, motivo por el cual muchas personas terminar llamando a sus cerrajeros de confianza, sin saber si el dinero se les va a terminar abonando o no. En ocasiones, después de luchar con las aseguradoras, las mismas terminan por acabar pagando, aunque a veces no lo hacen.

Cualquier acto de vandalismo sufrido tanto en la puerta como en la cerradura, van a ser cubiertos por el seguro siempre que tengas contratada esa cobertura. Si llegas por ejemplo a casa y notas que te han puesto silicona en la cerradura, te lo cubrirá el seguro puesto que está considerado como un acto vandálico. Además cubrirá el precio que supone el cambio de la misma o del cilindro si fuera necesario.

Hay clientes que intentan estafar a la compañía pidiendo al profesional que cambie el motivo de su visita, es decir, si por ejemplo hay que cambiar una cerradura, llaman al experto y luego solicitan que indiquen que el trabajo que se ha realizado ha sido por cambio de cerradura al perder las llaves.

Esta técnica que tanta gente usa, provoca que el seguro termine pagando cosas que no debería pagar en realidad. Y aunque son muchos los tecnicos que se niegan a ello, hay otros que aceptan la petición de sus clientes para no perderlos y poder cobrar su trabajo.

Para acabar, antes de hacer movimiento alguno, debes coger las coberturas de tu compañía y leerlas con cuidado, ya que no todas son iguales y lo que unas cubren, otras puede que no lo hagan.