Tipos de Cajas Fuertes

La seguridad financiera ha sido un asunto que ha adquirido cada vez mayor importancia con el transcurrir del nuevo siglo, especialmente por la exposición personal que ocasiona la interacción con la tecnología actual, donde la ignorancia y la omisión juegan un rol fundamental al facilitar la labor de los piratas informáticos. No se menciona dicho hecho con el objeto de asustar al consumidor; las circunstancias han impulsado la creación de medidas de seguridad en software más meticulosas y eficaces, razón por la cual muchos prefieren actualizar sus métodos de seguridad.

Sin embargo, desde siglos pasados se ha contado con la opción de las cajas fuertes, que como casi todos los objetos del siglo pasado se han visto beneficiados por el desarrollo científico y tecnológico, lo que nos lleva a que en la actualidad se cuenten con un sinfín de modalidades y matices, que las hacen óptimas para una amplia gama de situaciones específicas, resultando útiles para empresarios de diferentes jerarquías, directores ejecutivos, personas particulares, etc. Dada la abrumadora variedad en tipos y modelos, se pretende facilitarle a usted una lista de estos productos, dando a conocer de forma puntual lo que comprende cada espécimen, y así puede seleccionar el tipo y modelo que mejor se adapte a sus necesidades.

Cajas fuertes para sobreponer

También llamados cajas fuertes de sobremesa, son dispositivos caracterizados por ser simples y posibilitar su instalación en lugares desde los más comunes hasta los más discretos en una vivienda, por ejemplo, guardarropas, mesas, etc., por lo tanto, no están diseñadas para ser empotradas, por presentar, además, una elegancia y esteticismo apetecible para el consumidor, a diferencia de las cajas fuertes empotradas.

La amplia variedad de modelos en cajas fuertes permite que se disponga de versatilidad, además de ser definida por modelos que pueden ser instalados en el piso de la vivienda, por sus notables dimensiones. Se resalta que aunque no sean modelos a empotrar, son dispositivos pesados que evitan a toda costa una fácil manipulación, en intentos de robo.

Cajas fuertes empotradas

La tendencia muestra que este espécimen es la opción principal de los consumidores. Su característica más notable es que complican enormemente los intentos de robo, ya que el criminal debe abrir un orificio considerable para hacer el intento de levantar el dispositivo, cuyo peso alcanza elevadas toneladas, por ser elementos de seguridad de gran resistencia a tratamientos forzosos para su apertura, donde resulta fundamental el empleo de contraseña para su correcta manipulación.

Cajas fuertes Incombustibles

Este tipo de equipo de seguridad te garantiza con toda la certidumbre una protección eficiente ante cualquier incidente que conlleve elevadas temperaturas por acción de las llamas, especialmente, los incendios o situaciones extremas de intento de robo, porque además de asimilar adecuadamente incrementos de temperatura, su revestimiento y cuerpo base absorbe el azote directo del fuego por un prolongado periodo de tiempo.

Como información básica a la hora de elegir, se comenta que el mercado de este tipo de cajas ha creado sus modelos en función de la temperatura de resistencia del dispositivo. Si usted ha almacenado documentos de papel, tendrá que seleccionar un modelo capaz de evitar que la cavidad interna alcance temperaturas superiores a los 170°C, en cambio, si almacena elementos electrónicos, el modelo tendrá que lograr que la temperatura interna no supere los 52°C.

Cajas fuertes Con camuflaje

Por lo explícito de su nomenclatura, resulta el tipo de caja fuerte más discreto en el mercado, caracterizándose por poder adaptarse de la forma más imperceptible posible a cualquier entorno común de la vida del usuario, desde el trabajo hasta el hogar. Permitiendo al usuario disponer de la ubicación única del dispositivo sin que ninguna otra persona pueda determinarlo, al tomarse las medidas óptimas de precaución. Los modelos de este tipo de caja varían en función a la estética del lugar donde usted pretenda ubicar el equipo.

Cajas fuertes Ocultas en piso

El esteticismo de este tipo de caja fuerte es poco apetecible, ya que generalmente son empotradas en el piso. Por lo tanto, la gran mayoría dispone de una cubierta especial que funciona como camuflaje, pasando inadvertidas para los criminales al adaptarse a la topología y matices cromáticos del piso, por supuesto, es vital que el usuario contemple las adecuadas medidas de seguridad y preventivas, que eviten que revele la ubicación del equipo.

Cajas fuertes Máxima protección

Idóneas como equipo de seguridad para aquellos objetos valiosos o apreciados por usted, debido a que disponen de un mecanismo de protección de tecnología de punta que condiciona cualquier intento de quiebre por parte de los ladrones. En este sistema de protección electrónico es fundamental el conocimiento de la secuencia de caracteres previamente configurada para acceder al contenido de la caja. Resultan la opción más segura, a pesar de su elevado coste; una inversión adecuada.

Cajas fuertes Ornamentales (Semi-camufladas)

A pesar de ser el modelo con una estética tan desarrollada, ya que los diferentes modelos buscan adaptarse perfectamente a la idiosincrasia, matices, y demás elementos visuales que definen al entorno de ubicación de la caja fuerte, casi cumplen una función de camuflaje, ya que evidentemente su objetivo no es exponer ineficiente su ubicación a los criminales; resulta ser uno de los tipos más discretos en el mercado. Además, destacan por ser de sencilla instalación y de las más óptimas para protección, según sea el modelo.

Cajas fuertes Hoteleras

Se puede decir que es el tipo de caja fuerte más simple, ya que están elaboradas para disponer de un mecanismo de seguridad que permita modificar, sustituir contraseñas sin ningún inconveniente para el usuario. Con este equipo los agentes hoteleros le posibilitan la opción a sus hospedados de almacenar o depositar cualquier objetivo valioso de forma segura, evitando que pueda ser hurtado por cualquiera que se entre en su habitación, en especial, si se desconfía del personal de limpieza.

¿Por cuál debo decidirme a adquirir?

Esta es una pregunta que varía o que básicamente, es relativa; depende de lo que quieras resguardar del mundo exterior, es decir, según tus necesidades y demandas deberás optar por un tipo sobre otro.

En el ámbito hogareño, muchos recomiendan el empleo de cajas fuertes empotradas, por su adaptación a las condiciones comunes de la vivienda, sencilla instalación, por su confiabilidad en protección. Estos criterios se muestran variables según el modelo, ya que un cliente que haya pedido una caja fuerte para su empresa no espera que ella presente un misma nivel por desempeño que para una vivienda; según sean las demandas de cada entorno, se prioriza determinadas características del tipo de caja.

Permaneciendo en el entorno empresarial, resulta una opción adecuada para las compañías, corporaciones, etc. el empleo de cajas de fuerte de alta seguridad, ya que son entidades económicas que se pueden permitir dichos gastos en seguridad, por todo lo significativo que representa sus archivos y demás objetos. Además de la resistencia en seguridad, es importante velar por el aspecto fortuito de eventos desafortunados como incendios y de cómo el dispositivo asimila al entorno siendo parte de él, para poder pasar desapercibido. En casos donde la discreción sea vital para la empresa, la opción más ventajosa sería una caja fuerte camuflada.

Como se ha expresado, la selección de cajas fuertes es una acción de lo más relativa, que dependerá de sus prioridades para tener una base justa de selección, y por lo tanto la seguridad adecuada.

¿Realmente protegen las cajas fuertes?

Evidentemente, la contestación es afirmativa. La misma historia de estos dispositivos muestra un impecable desenvolvimiento. Lo hay que tener en claro, son las variables en juego en función a las necesidades de uno como consumidor, y sobre todas las características, prestar atención al grado de protección de la caja. Los modelos más asequibles siempre dispondrán de un grado o catalogación notablemente menor que aquellos modelos de mayor precio, pues, el incremento en la magnitud de las características del producto aumenta tanto, que el desembolso de esa cantidad monetaria representa una buena jugada financiera a largo plazo en materia de seguridad.

Es importante que, en el momento de hacerse con el producto, usted como consumidor se sienta confiado de su decisión previa, de que se mentalice de los beneficios a posteriori de contar con tan tremenda seguridad, a pesar del desorbitante precio del producto. Es recomendable que realice una investigación acerca de los diferentes precios de la caja fuerte, tanto en su mercado local como el internacional, el online, con el fin de tener las bases exactas para decantarse por el modelo adecuado, que no le afecte tanto a su bolsillo.